quinta-feira

O dia em que o Brasil não teve Whatsapp™

João acordou com o toque do alarme. Odiava aquela música que tinha colocado como despertador, mas sempre achava uma nova desculpa para não trocar.
Ligou o wifi do telefone.
Saiu do quarto e foi para o banheiro. A rotina de um novo dia começava. Fazer xixi, lavar as mãos e o rosto, escovar os dentes. Preparar café, lavar uma fruta e fazer duas torradas. Sentar no balcão da cozinha e ler as mensagens que durante a noite tinham rolado nos diferentes grupos nos que participava. Tudo isso, enquanto duas pessoas falavam sobre tragédias na televisão, ao mesmo tempo que diziam que estavam informando à população.
O ícone verde do telefone não apresentava nenhum número na cor vermelha. Zero mensagens novas.
João não entendia o que estava acontecendo. Por que aquele bando de abobados dos colegas de trabalho não estava criticando o chefe e fazendo de conta que eram unidos? Por que aqueles familiares chatos que quase não se suportavam não estavam planejando a reunião de Natal na qual ninguém queria ir, mas todos se fingiam empolgados? Por que aqueles seus amigos do futebol das quintas, o professor, o engenheiro, o médico, o advogado, o arquiteto, o agrónomo, o veterinário, o pedreiro, e o encanador, não tinham enviado nenhum vídeo idiota daqueles que ele odiava, mas que às vezes dava “hahaha”?
Saiu para o trabalho.
Na parada do ônibus as pessoas estavam inquietas. Algumas olhavam os telefones e mexiam neles com certa impaciência, outras conversavam sobre uma decisão judicial que aparentemente gerava certa controvérsia, uma senhora idosa lia um pequeno livro enquanto dava espiadas na direção de onde deveria vir o transporte coletivo. João olhou a hora no celular, o ícone verde seguia sem se mexer.
Subiu ao ônibus e teve que ficar de pé. As duas pessoas que estavam sentadas na sua frente conversavam agitadamente. João começou ouvi-las e entendeu que a decisão judicial sobre a qual tinha escutado na parada era a causa de que aquele ícone verde do seu telefone não se mexesse naquele dia. O Whatsapp™ estava bloqueado em todo o país. Uma sensação esquisita, mistura de surpresa, decepção e desespero o invadiu.
Olhou na sua volta e percebeu que as pessoas não estavam mexendo nos seus telefones. Um casal conversava entre beijos e carícias. Dois senhores discutiam sobre o pênalti que tinha sido cobrado no jogo da noite anterior. Cinco pessoas liam livros, três em papel e dois eletrônicos. Uma moça fazia anotações num bloco.
Direcionou sua visão para a janela e enxergou os morros que ficavam perto da cidade. Pensou que fazia tempo que não via a paisagem daquele trajeto. As pessoas no banco da sua frente pediram licença e levantaram para descer.
João sentou-se do lado da janela e deixou seus olhos se perderem no horizonte junto aos seus pensamentos.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivar 4.0 Internacional.

sábado

MEGA: el sucesor de MegaUpload


¿Quién no lamentó profundamente la caída de MegaUpload? ¿Quién no creyó que era una injusticia terrible?

¿Quién no quedó con un enlace de un archivo que no bajó en su momento y supo que ahora nunca podría bajarlo?

Pues bien, sus plegarias parecen haber sido oídas.

Mega


El CEO de MegaUpload Kim Dotcom ha vuelto a las andadas y ha creado Mega, un servicio al parecer similar al que ofrecía MegaUpload pero mejorado y con su sede fuera de los Estados Unidos de América (cosa que deja mucho más tranquilo al dueño y a nosotros sobre otra posible caza de brujas por parte de los gringos).


El servicio ofrece cuentas que van desde los 50 GB gratuitos hasta un espacio al parecer ilimitado según el plan por el que quieras  pagar.
Además ofrece un servicio encriptado, servidores esparcidos por el mundo para mejorar la velocidad (excepto en USA) y algunas aplicaciones tipo calendarios y otros.

El proceso de registro y su uso posterior parece bastante sencillo, aunque en la prueba que intenté no me funcionó demasiado bien. Asumo que puede darse a que el servicio lleva solamente unas horas de activo y debe tener muchas solicitudes, además de estar en fase beta.

Creas una cuenta...

Registo en Mega

Te envian un mail de confirmación que debes chequear...



Copias y pegas el link que te envian en el mail y te manda a la pantalla de login donde ingresas usuario y contraseña creados en el primer paso...

Login en Mega




Y aquí intenté dos métodos, uno fue crear una cuenta usando el navegador Chrome, ya que ellos lo sugieren...


Chrome con Mega


Pero en este caso la cuenta nunca llegó a ser utilizable, cada vez que intento accesarla quedo en un limbo mirando esta imagen...




Sin embargo al crear una cuenta usando el viejo y querido Firefox, no tuve mayores problemas. Aunque cuando intenté subir un archivo...





Me encontré con otro limbo en el cual mi archivo quedó pendiente de subida al menos hasta el momento en que estoy escribiendo este post...




Como dije antes, el servicio está en Beta y en sus primeras horas de funcionamiento, por tanto calculo que estos problemas serán solucionados a la brevedad.

Así que ya saben, un nuevo servicio para compartir archivos que parece prometer está online, ahora, algunas cosas que debemos haber aprendido con la caída de MegaUpload son:


  • No dejes para bajar mañana lo que necesites bajar hoy.
  • No subas un archivo a la web sin quedarte con un respaldo en algún otro lugar.
  • Nunca sabes cuando los gringos se creerán los dioses de la red así que mejor no confíes 100% en ningún sitio web.



sexta-feira

BitDefender - Cómo comprar un producto y vivir un calvario

Soy usuario de Windows y como a cualquier usuario de dicho sistema operativo con un poco de consciencia me preocupa el tema de la seguridad. Sabemos gracias a unos cuantos ejemplos que dicho sistema es bastante "user friendly" mas cada tanto muestra algún bache en lo que a dicho tema se refiere.

Es por eso que hace tiempo decidí que adquirir un antivirus es una buena inversión. Si tenemos en cuenta que una computadora decente vale unos U$600 al menos y un antivirus decente también, nos cobra unos U$60 por año por tres licencias, los números son bastante razonables en cuestión de costo-beneficio.

Este año encontré una oferta en la web de BitDefender y decidí aprovecharla, adquiriendo la suite Total Security BitDefender 2012 por un precio bastante inferior al normal. Al darle clic a "Comprar" y esbozar una gran sonrisa, no sabía el martirio que me esperaba cuando tuviese un problema con dicho programa.

Dado que hace un tiempo atrás había perdido unos datos haciendo un respaldo local, luego de lo cual consideré respaldar en la nube, decidí usar el servicio BitDefender Safebox. Básicamente se trata de 2 GB. incluídos en la suite que prometen mantener un respaldo sincronizado de lo que el usuario decida subir a la nube de dicha empresa.

Fue así que confiando en las excelentes calificaciones que había visto de BitDefender, decidí respaldar las carpetas que contienen todo el material de estudio de mi maestría. Craso error el mío.



A los pocos días de haber cometido este error - confiar en BitDefender - al abrir la carpeta con todo el material de mi maestría, me encontré con que diez (10) carpetas habían desaparecido. Diez carpetas conteniendo trescientos cincuenta y tres archivos (353) y varias subcarpetas. Si estás leyendo esto y alguna vez te ha pasado de perder datos, sabrás la sensación de angustia y desesperación que experimenté en ese momento, si no, intenta imaginarla y verás que no es para nada agradable.

Allí comenzó mi calvario, mas no sólo por el hecho de que Safebox se había comido la mayoría de mis archivos, sino porque intentaría hacer lo que cualquier persona en su sano juicio haría: comunicarme con el servicio técnico de la empresa a la cual le había pagado un año por adelantado. Dicho servicio técnico funciona 24/7 según dice la empresa (luego me daría cuenta de que son muy graciosos y hacen estas bromas todo el tiempo (?)).

57% utilizado y ningún archivo en la carpeta???


Generé un ticket de servicio técnico con la propia aplicación del programa, fue respondido 7 días después. En esos siete días intenté comunicarme con BitDefender por Twitter, por Facebook (donde se encargaron de borrar mi comentario), por el foro de ayuda y por e-mail, mas como dije antes, parece que son una empresa a la que le gusta hacer muchas bromas y esa del servicio técnico 24/7 es una de ellas. O.o

Luego de toda mi insistencia un tal Pedro me respondió por e-mail, y así comenzó la segunda parte de mi calvario, un intercambio de más de 30 e-mails en un período de más de 12 días, el cual al día de hoy sigue en curso pues el programa todavía está fallando. En ese intercambio me mandaron hacer capturas de pantalla, dumps del sistema, instalar programas de terceros, en fin, entre los e-mails y las tareas que me encomendaban debo haber perdido más de 12 horas "trabajando" para la empresa a la cual le he pagado para que trabaje para mí.




Al final - y para ahorrarles más aburrimiento - acabé solucionando yo mi problema, aprovechando una ventana en la cual el programa funcionó bien durante un corto período, donde los archivos aparecieron en el ambiente web y pude bajarlos manualmente y guardarlos en otra carpeta a salvo del monstruo devorador de información llamado BitDefender Safebox y sus malévolos secuaces llamados Servicio Técnico de BitDefender.

Entonces quedan advertidos, si quieren experimentar una pesadilla informática, estresarse a más no poder, perder mucho tiempo y desperdiciar su dinero; entonces pueden comprar una licencia de BitDefender. Si por el contrario quieren tener una experiencia informática saludable, mi consejo es que opten por otra solución.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Actualización: Cuando publiqué esta entrada le escribí nuevamente a BitDefender en su muro de Facebook quejándome de que borraban los post que los criticaban en lugar de intentar solucionar sus problemas. Me pidieron más información sobre el tema y los dirigí a este artículo. 
Habiendo pasado seis horas, sigo esperando una respuesta de su servicio técnico 24/7... O.o

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Actualización 13/10
17 horas luego de haber recibido respuesta en el muro de Facebook de BitDefender, sigo esperando respuesta de su servicio técnico 24/7... "The legend of the support 24/7, the film, now in theaters."
 -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 Actualización 15/10
Como se puede ver en la imagen abajo, recibí una respuesta de BitDefender el lunes a las 9.29 am, o sea, 64 horas después de haber contactado a BitDefender por Facebook y 72 horas exactamente desde que recibí su último mail. Eso es lo que yo llamo un servicio técnico 24/7!!! O.o

 -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Actualización 22/10
Soporte técnico 24/7 dice BitDefender. El lunes 15/10/12 cuando recibí la respuesta anterior, realicé los procedimientos que me pedían y envié mi respuesta (ver imagen abajo). No recibí respuesta alguna y el cuatro días después volví a enviar el mensaje (como se puede ver en la imagen).

Prueba del espantoso servicio que ofrecen

Hoy lunes 22/10/12 recibí la respuesta (ver imagen abajo), traduzco el texto con que comienza:  "Apreciado Iván: Agradecido por la respuesta. Disculpa por la demora pero recién llegué".
Creo que BitDefender debería cambiar su anuncio a "Soporte técnico 1/7" (un día de cada siete).

Otra prueba del espantoso servicio que ofrecen


terça-feira

Bibliografía con norma ABNT en Word 2010

Actualmente me encuentro en una etapa donde los textos académicos están tomando casi la mayor parte de mi tiempo. Una de las grandes diferencias entre escribir aquí y escribir un texto académico es la necesidad de referencias.

Cuando escribo aquí, básicamente digo lo que pienso y no necesito que nadie me apoye, sin embargo con un texto académico, si no tienes a alguien que sustente lo que dices, simplemente serás descalificado.

Aquí entra la famosa "Bibliografía" o "Referencias". Que según dónde estés estudiando, tendrás que darle algún formato regido por normas como por ejemplo ABNT, APA, IEEE, ISO, etc.

Leyendo un texto del blog TecnoSapiens (en portugués), encontré una forma de hacer que Microsoft Word, nos facilite armar la bibliografía de nuestros trabajos. Traigo aquí una versión en español de dicho tutorial.

El tutorial original explica cómo hacer que Word coloque nuestra bibliografía según la norma ABNT NBT 6023:2002 y lo hace basado en la versión 2007 de dicho programa. La norma ABNT ha variado un poco desde entonces, pero sigue siendo útil la funcionalidad, sólo debemos agregar a mano, el número de páginas del libro que citemos. Así también, podremos utilizar este método en Word 2010.

Lo primero que deberemos hacer será conseguir el complemento necesario para que Word habilite la función, el mismo lo podremos obtener haciendo clic aquí.
Al hacer clic en el primer enlace que se ofrece en la web que acaba de abrir, guardaremos el archivo XSL que se nos ofrece bajar en el siguiente directorio: C:\Program Files (x86)\Microsoft Office\Office14\Bibliography\Style o si tienen el Windows en español será en una carpeta así C:\Archivos de programa (x86)\Microsoft Office\Office14\Bibliography\Style
(serán necesarios permisos de administrador para guardarlo).

Luego abriremos Word 2010 y cada vez que necesitemos añadir una nueva referencia a nuestros textos, iremos a la pestaña de Referencias


 daremos clic en "Insertar cita", "Agregar nueva fuente" y nos aparecerá la siguiente ventana


 la cual nos permitirá añadir referencias de libros, revistas, artículos, conferencias, sitios web, etc. Llenaremos el formulario y daremos clic en "Aceptar". En ese momento aparecerá la referencia al lado de nuestro texto.


Según las nuevas reglas de ABNT será necesario agregar el número de página, eso lo haremos haciendo clic sobre la referencia y eligiendo "Editar Cita".

Así iremos insertando todas las referencias bibliográficas necesarias, y Word irá guardando cada fuente que ingresemos.

Una vez terminado el texto, deberemos ingresar la bibliografía, para ello, en la cinta de opciones daremos clic en "Bibliografía" y en la ventana que se expanda, daremos clic en "Insertar bibliografía".


En dicha bibliografía insertada, será necesario agregar el número de páginas de cada texto a mano, pero seguramente será menos tedioso que ingresar toda la bibliografía con el formato de la norma.

Espero les sirva y si tienen dudas pueden expresarlas en los comentarios, donde intentaremos despejarlas.

sábado

¿Por qué comprar un Kindle?

Lo confieso: yo también fui de los acérrimos defensores de los libros en papel, lo sigo siendo, pero tengo un Kindle y estoy más que satisfecho.

¿A qué viene esta afirmación? Pues simplemente a disentir con la supuesta dicotomía entre libro impreso y libro electrónico o e-book. Estas supuestas contradicciones basadas en la imposibilidad de una coexistencia pacífica, ya deben sernos conocidas, por novelas como "El CD vs el MP3", "El cine vs el videoclub" o "El cine vs el P2P". El supuesto villano nunca liquida al supuesto héroe y todos seguimos viviendo felices y comiendo perdices.



Es obvio que un libro en papel tiene cosas que el e-book nunca tendrá, tiene olor, tiene textura, sus páginas se van poniendo amarillas con los años y podemos presumirlo en nuestra biblioteca, por algunas de esas razones tengo libros de papel y biblioteca en mi casa, pero este artículo sólo tiene la intención de mostrar por qué estoy tan feliz de haber decidido comprar un Kindle (en realidad estoy aún más feliz porque a pesar de que lo iba a comprar me lo regalaron).

Adoro leer, aprovecho cada momento que puedo para hacerlo, pero leer me resulta muy caro. La revista Orsai demostró hace un tiempo el gran negocio que tienen las editoriales y Hernán Casciari los denunció públicamente. Gracias al lucro que ellos tienen, nosotros pagamos no menos de diez dólares por un libro en su edición más económica. Pues bien, les informo que por el precio de diez libros se compran un Kindle en Estados Unidos y luego si le rezan al gran dios llamado Internet podrán conseguir infinidad de libros gratis para leer.

No solo eso, pueden agregar a los beneficios la posibilidad de convertir casi que cualquier archivo de texto digital a un formato legible para su lector de libros electrónicos. Esto mediante el programa Calibre, el cual mediante unas simples configuraciones no solo convertirá sus PDF y otros formatos a MOBI (formato que el Kindle maneja mejor que el PDF), sino que también podrán desde allí administrar su biblioteca virtual.

Por otra parte, como muestra la foto, la lectura es casi igual que la de un libro en papel. El e-book no emite luz desde su pantalla, ésta funciona con tinta electrónica, por tanto no cansa la vista más que cualquier lectura en papel. La única desventaja de esto es que sin luz externa no se puede leer, pero siempre puede comprar una linterna de minero que le permita disfrutar de sus textos en los más oscuros antros.

Lo que el Kindle no le va a dar - a menos que compre el Kindle Fire, la versión que compite con el Ipad - son todos los "juguetes" que las tabletas electrónicas (tablets) tienen, como ser buena navegación en Internet, juegos, colores, chateo, etcétera.

O sea que si usted es lector asiduo, estudiante, quiere quedar bien con su pareja (la cual sí es lectora) o simplemente consume más de cinco libros al año, yo le recomendaría que la próxima vez que usted o un amigo viajen a los Estados Unidos, no dude en comprarse un "bichito" de estos.

(Amazon también los envía a unos cuantos países del mundo, pero tendrá que averiguar si no se le cobran impuestos al pasar por aduanas)

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Actualización

Otro servicio muy interesante es "Send to Kindle" de Amazon, el cual envía tus documentos personales directamente a tu lector de libros electrónicos.
Este servicio puede usarse por dos vías:
1) Mandando el archivo por email a tu correo de Kindle [nombredeusuario]@kindle.com.
2) Usando la aplicación "Send to Kindle" que facilita Amazon.

No probé la segunda opción, pero la primera anda bárbaro. Recomiendo convertir primero los documentos que quieran enviar a formato .MOBI a través del programa Calibre (mencionado antes).